Terrorismo globalEl terrorismo es una de nuestras amenazas actuales, que cada cierto tiempo, a menudo casi a diario, se cobra vidas en cualquier rincón del mundo. El 11-S y el 11-M dejaron claro que hay organizaciones terroristas dispuestas a matar el mayor número de personas a fin de conseguir sus objetivos. Fernando Reinares, Logroñes y catedrático de Ciencia Política y experto en lucha antiterrorista, da un repaso en este libro titulado Terrorismo Global (publicado en 2003, en la editorial Taurus, 179 páginas) de los diferentes grupos terroristas que han surgido en la historia, comenta las acciones terroristas cometidas, el lugar donde acaecieron, quien las cometió y el número de muertos y hace especial hincapie en el antes y el después que supuso el atentando contras las torres gemelas.

Buena parte del libro, se centra en las acciones cometidas por terroristas islamistas. Qué motivaciones aluden para hacer lo que hacen bajo el influjo de unos textos religiosos que se interpretan a su manera. Cómo ha surgido un terrorismo privado, extensión del terrorismo estatal, donde jeques y multimillonarios adiestran gentes belicosas dispuestas a sacrificarse por su “yihad“, en qué consiste el terrorismo nuclear (eso sí, despachado este apartado con un par de páginas, lo cual tras su magra lectura te quedas igual que al comienzo)

Se menciona también la carta que envió Bin Laden tras los atentados del 11-M y se difundió en noviembre de 2002, culpando al Gobierno Americano e indirectamente a su pueblo por dar luz verde a las acciones del primero, donde dice cosas como estas “Alá el Todopoderoso ha legislado el permiso y la adopción de tomar la revancha”. Se habla de como la Guerra Fría ha dado paso al término acuñado por Samuel Huntington “choque de civilizaciones” de diversa índole religiosa.
Los atentados del 11-S aumentaron el odio hacia los ciudadanos americanos islámicos. Las agresiones xenófobas que sufrieron en los Estados Unidos se incrementaron en un 1700%, el año siguiente al 2001.

Reinares habla del efecto de las nuevas tecnologías; teléfonos móviles e internet para recrear una cultura global de la guerra santa. Al Qaeda tiene su propia página web en árabe y un presupuesto anual estimado de cincuenta millones de dólares, presente en numerosos países, capaz de haber articulado el islamismo radical a nivel mundial.

Con relación a los que se quitan la vida en atentados suicidas. Los beneficios que les depararán son estos: El mártir no sufrirá dolor al ejecutar su acción. tras la muerte ascenderá de inmediato a un paraíso glorioso. Un lugar que se describe atravesado por ríos de leche y vino, abundante en lagos de miel, donde disfrutará de 72 vírgenes, verá el rostro de Alá y podrá reunirse con varias decenas de sus familiares predilectos.
El suicidio está prohibido por el Islam y quienes lo practican no acceden por tanto al paraíso. Sin embargo, si está enmarcado el mismo dentro de la “yihad” en ese caso sí.

De lo que no estoy tan seguro, como afirma Reinares, es que los familiares de los suicidas, estallen de gozo y algarabía porque su hijo se haya suicidado, convirtiéndose en un mártir, modelo a imitar por otros adolescentes y jóvenes fanatizados. De obligada visión resulta la enternecedora historia de la película Paradise Now, donde dos jóvenes tienen como misión suicidarse en un atentado y al final les asaltan las dudas y su cometido es visto más como una imposición que como un acto voluntario y gratificante.

Estos atentados se analizan bajo el ratio perdidas/beneficios. Son muchos los muertos enemigos que se producen con una sola baja, la del terrorista suicida, el cual de paso se libera de del dolor y de la miseria, de ahí que los atentados suicidas estén en pleno apogeo (desde 2003, comemos con una ración de muertos en los telediarios, cuya causa son los terroristas suicidas).

El libro aporta basta información, dentro de los límites que marca un libro de esta extensión y planteamiento. Reinares está bien documentado, pero siendo un ensayo debería exponer no ya hechos objetivos al alcance de todos, sino información de más calado, es decir, su perspectiva sobre que clase de terrorismo podemos esperar en el futuro, qué papel juegan los países occidentales con sus políticas económicas, sociales, migratorias y sobre todo qué parte de culpa tienen los Estados Unidos en esta escalada de violencia, qué soluciones propondría él, etc. Es en ese terreno donde el libro sería interesante y relevante, pero Reinares no se moja apenas y su libro es una acumulación de datos, en el que responder a las preguntas que aparecen en la parte trasera del libro, que hace de modo esquemático.

Al ser el libro del año 2003, se comenta la invasión de Irak, perpetrada ese año de refilón, que se ha demostrado (conviene leer Estados Fallidos de Noam Chomsky) ha convertido el país en un semillero de terroristas yihadistas que han tenido oportunidad de poner en práctica sus enseñanzas, atentando contra los soldados americanos allí presentes. Ocasión también de probar armas y tácticas militares sobre el terreno.
Si bien Reinares apunta que cada caso es diferente y que el protocolo a seguir para emprender medidas militares debe tenerse en cuenta en el contexto político. Del mismo modo apunta el doble rasero que Estados Unidos emplea para atacar Afganistan con una capacidad defensiva extraordinariamente limitada y sus reservas para tomar represalias contra Arabia Saudí, que permite que la red mundializada del terrorismo se abastezca en su sistema financiero.

Que Robert Kagan (Poder y debilidad) hable de daños colaterales es entendible pero Reinares no, aunque apostille “daños colaterales infligidos a la población civil…”. Reinares también dedica unas palabras a Guantánamo y al efecto que esto puede tener en el mundo árabe plasmado en más violencia y acumulación de odio.

La brevedad y concisión de libro, nada farragoso, permite una lectura amena, esquemática, donde entender, eso sí, a grandes rasgos, objetivo entiendo que pretendido por el autor, en qué situación nos hallamos, como se articula el terrorismo mundial en este tela de araña global donde todo merced a la globalización está interconectado, entra otras cuestiones análogas.

Enlaces | Homo Videns, La sociedad teledirigida | La ética del Hacker | Poder y debilidad